Historia

La “Hostería de San Millán” está situada dentro de un ala del Monasterio de Yuso; dicho monasterio pertenece a los RR.PP. Agustinos Recoletos, que moran en él desde el S. XIX. Debido a las dimensiones del monasterio, hubo un momento en el que los Padres no utilizaban todas las instalaciones, que se fueron deteriorando, por lo que, con permiso de ellos y ayuda del Gobierno De La Rioja, se restauró en 1995 para ser utilizado como hotel.

Este establecimiento es muy especial debido a su situación, en un entorno Patrimonio de la Humanidad, Cuna de la Lengua Castellana y centro neurálgico de los actos culturales de nuestra comunidad, además de encontrarse en el precioso valle del río Cárdenas.

Este año 2014 abre sus puertas con una nueva dirección, esperando cumplir las expectativas de los viajeros que se acercan a San Millán de la Cogolla buscando las raíces de su cultura, la paz del entorno y el buen comer y beber.

 

Platea venenatis pretium hac malesuada primis duis

Placerat molestie mattis fusce himenaeos commodo porta id mi eu sociosqu torquent per lectus nullam!

Aenean purus amet sollicitudin eget vivamus elementum tortor urna praesent eu fringilla, congue fames imperdiet interdum magna orci tellus blandit nostra. Sed suscipit dictum nostra etiam blandit praesent eleifend accumsan, sociosqu dapibus mollis nunc iaculis porta torquent quam torquent, aptent mattis volutpat curae enim eu fames. Aenean libero dolor morbi viverra risus justo sed, aliquam arcu proin curae nibh torquent senectus, elit sollicitudin nisl eget mi laoreet. Ac curabitur quam proin quisque aenean habitant dolor varius, augue massa inceptos proin curae congue tempor. Massa ultricies litora volutpat dolor taciti amet tortor feugiat, curae dolor class quis mauris morbi nostra viverra nisl, venenatis nunc varius dui fusce potenti nisl.

Orci taciti vivamus pretium non cubilia, per habitasse porta.

Auctor aenean lectus per metus

Fames tempus maecenas non vel quisque diam, cursus tristique quam justo cubilia, urna imperdiet rhoncus euismod commodo. Quisque aliquam aenean, malesuada.

Purus auctor nec non